¡¡Hola Mundo!!

Te saludo desde aquí, desde el lugar en el que he decidido quedarme…de momento. Es un lugar muy grande y muy bello. En él, como en el que estás tú, suceden cosas. Muchas duelen y otras te sirven de apoyo e impulso, para seguir caminando.

Por eso voy a quedarme en él, porque hay mucho que hacer y, por supuesto, mucho que NO HACER.

Quiero contarte que dentro de este cuerpo que habito, se generaron unas inquietudes que me llevaron a cuestionarme qué estamos haciendo, para conseguir vivir entre tanto dolor y sufrimiento. No tengo la respuesta…Pero desde entonces no dejo de observar, sentir y reflexionar sobre ello. Muchas personas lo están haciendo. Muchas de ellas me ayudan a seguir haciéndolo. Las personas que un día nos paramos y empezamos a mirar dentro, sin dejar de mirar fuera, NO ESTAMOS SOLAS. Somos más de lo que parece.

Cierto es que a veces cuesta creérselo. Y más aún si no se apaga la televisión. Y que aunque consigamos verlo, hay que revisar el “para qué” con bastante frecuencia. Porque creer que OTRO MUNDO ES POSIBLE, hoy por hoy es una idea de locos. Y yo lo reconozco, estoy loca…a ratos.

Por eso he empezado este blog. Aquí y Ahora está, después no puedo saberlo. Pero intentaré escribir en él lo que estoy descubriendo sobre mí y sobre las relaciones y procesos que viven las personas (incluida yo) y por tanto, cómo nos relacionamos con el mundo.

Porque sospecho que nuestra parte de responsabilidad en el dolor que nos rodea e invade, está justamente ahí, dentro de cada una de nosotras y en nuestras interrelaciones. El impacto de nuestros actos es un hecho. Poner conciencia en ello es un medio para un fin. Es un paso que quiero dar e invitar a dar…

 

Anuncios